Opinión
Una Universidad que abraza el futuro desde hoy

14/03/2018

La Universidad de Los Lagos cumplirá veinticinco años este 2018.  Su desarrollo institucional, que se ubica incluso más atrás en el tiempo con otras denominaciones, le ha permitido consolidar un proyecto académico regional, inclusivo, democrático, con sólidos y ascendentes niveles de calidad, y apreciado por la comunidad regional. Es un proyecto universitario del que su comunidad siente orgullo pero que aún puede ofrecer más a la región. 

Po ello, durante el presente año la Universidad compartirá con la comunidad regional un nuevo Plan Estratégico de Desarrollo. La elaboración del Plan ha movilizado durante meses a académicos, funcionarios y estudiantes de la Universidad para proponer ambiciosos objetivos y metas a la región. La primera expresión de esta ambición será el horizonte al que apuntará la planificación y el lugar desde donde nos proyectamos. Nos propondremos un Plan para la Universidad al año 2030. El punto donde situar esta imagen futuro no tiene nada de trivial. Naciones Unidas se ha propuesto alcanzar 17 objetivos del milenio para ese momento y ha propuesto que los países y las organizaciones se comprometan con contribuciones específicas para enfrentar temas tan relevantes como el cambio climático, la salud y el bienestar humano, la igualdad de género, una educación de calidad, la protección de la vida submarina y los ecosistemas terrestres, entre otros.

La Universidad aspira a realizar contribuciones evidenciables a la región y al país en estas materias, pero lo hará situada en el territorio regional. Será una Universidad que hará contribuciones desde el territorio para enfrentar desafíos globales, conectada con un entramado sistema de relaciones con comunidades, organizaciones e instituciones públicas  y privadas con las cuales contribuirá al desarrollo de la región.

Una segunda distinción de audacia en este Plan  será la definición de áreas prioritarias de investigación, todas conectadas a problemas que enfrenta la región. En esas áreas la Universidad aspira a realizar investigación científica pertinente y de calidad. Así, en algo más de una década, la Universidad será aún más reconocida nacionalmente por su quehacer investigativo. 

Una tercera expresión de un ambicioso Plan será la materialización de un programa de inversiones físicas y tecnológicas que permitan a los estudiantes y a  la comunidad regional encontrar en la Universidad las mejores condiciones para la formación con sistemas de gestión en la frontera del desarrollo tecnológico global. Este programa de inversiones permitirá dar un salto de enorme calidad en la formación técnica, profesional y de postgrado que hoy impartimos, y albergar las nuevas carreras profesionales que se impartirán a contar del año 2019 y 2020.

Será, con todo, un Plan de futuro, imaginado para el desarrollo de la región.